Realidad Aumentada desde la Web

Por Mario A. Martínez Latorre
2020-12-14

Accede de la manera más fácil, a un nuevo mundo de infinitas posibilidades

Con tan solo el navegador habitual de tu dispositivo móvil, y sin necesidad de instalar ningún componente ni extensión adicional, podrás disfrutar de impactantes experiencias de Realidad Aumentada.

Y es que, a partir de 2017, gran parte de dispositivos de gama media y superior son compatibles con esta increíble funcionalidad, implementada nativamente por Google y Apple en sus sistemas operativos móviles, a través de sus respectivas tecnologías: ARCore y ARKit.

Prueba a interactuar con nuestra "bola de cristal" a través del visor 3D: rótala, escálala y obsérvala desde cualquier ángulo.

Si además estás visitando esta página desde un dispositivo móvil compatible ARCore/ARKit, podrás acceder a la Realidad Aumentada de la manera más sencilla y directa. ¡Desde el propio navegador!

Para ello, no tienes más que hacer clic sobre el botón , que se mostrará en la esquina inferior derecha de pantalla.

Una vez dentro de la experiencia, podrás tomar fotografías e incluso grabar vídeos.

Sencillamente, la RA ha llegado para quedarse

Circunscribiéndonos al ámbito de la imagen, la Realidad Aumentada nos permite introducir en tiempo real (RT) sobre una señal de vídeo, cualquier tipo de contenido gráfico, que se incorporará así a ese metraje, "aumentándolo". Hasta aquí la cosa no resulta ciertamente muy "sexy", y de hecho podríamos estar hablando simplemente de cualquier proceso de subtitulación.

La verdadera magia empieza a surgir cuando esa señal de vídeo proviene de una cámara que está recogiendo nuestra visión subjetiva del entorno, conforme nos vamos moviendo de un punto a otro. Y cobra ya total relevancia en el momento en que los grafismos que estamos visualizando no son aburridos pictogramas planos, sino complejos modelos 3D, que se muestran coherentemente en cada momento desde nuestro punto de vista.

Si esa cámara, los distintos sensores, así como el procesador que se encarga de coordinar todo ello, es algo que llevamos casi todos en el bolsillo (sí, lo has adivinado, en forma de teléfono inteligente), no hay duda de que empezamos a tener algo entre manos que definitivamente va a dar mucho que hablar.

La transición estructural hacia una sociedad mucho más digitalizada, acelerada enormemente por la actual situación sociosanitaria, hace evidente que la materialización virtual de productos (incluso aquellos realmente voluminosos) que permite la Realidad Aumentada, es algo que abre un abanico enorme de posibilidades informativas, comerciales y didácticas.


[Alerta de "spoiler"]

La cosa no queda aquí, porque en un momento dado se popularizarán las "gafas inteligentes", y a partir de ahí... ¡El cielo es el límite!

Vale, lo entiendo, pero... ¿Realidad Aumentada en la Web?

Actualmente, resulta innegable que estamos asistiendo a una explosión de la denominada Web 3D, toda vez que el soporte que permite tal tipo de contenidos, el estándar WebGL auspiciado por el World Wide Web Consortium (W3C), viene ya plenamente implementado en cualquier navegador moderno (al menos desde 2017 en adelante).

De esta manera, este tipo de contenidos se convierten en "ciudadanos de primera" en el desarrollo web, al mismo nivel que puedan tener textos, imágenes, vídeos y audios.

Esta evolución permite ya plantearse llevar a la Web experiencias y herramientas 3D, que antes solo tenían sentido a través de aplicaciones nativas, tal es el caso de la Realidad Aumentada, que no deja de ser una manera inmersiva de visualizar e interactuar con contenidos 3D.

Este enfoque web se beneficia además de una serie de importantes ventajas, frente a las apps nativas:

  • Compatibilidad. Al accederse desde un simple navegador (la omnipresente "Aplicación Universal"), debido a la compatibilidad inherente a la Web, un mismo desarrollo cubre todas las plataformas. Para su implementación solo precisamos de las tecnologías estándar: HTML, CSS y JavaScript.
  • Menor coste. Los desarrollos web suelen ser, a muchos niveles, mucho menos complejos que los de aplicaciones nativas (apps).
  • Acceso instantáneo. No es preciso descargar ni instalar ninguna app. Adiós a los "stores", aquí solo precisamos acceder a una página web.
  • Orientado al SEO. En lugar de desarrollar una campaña de marketing para promocionar una nueva app, podemos simplemente seguir promocionando nuestro sitio web como hasta ahora.
  • Economía de recursos. Ya que no es preciso descargar nada, para disfrutar de los contenidos no estaremos reduciendo el preciado almacenamiento disponible en nuestros dispositivos.
  • Actualizaciones inherentes. No es necesario advertir al usuario para que descargue actualizaciones. Por el propio funcionamiento de un servidor web, los usuarios siempre accederán a la última versión de los contenidos.

Por todo ello, si buscas un desarrollo como éste para una acción de comunicación concreta o cualquier otro aspecto de tu negocio, no dudes en contactar con nosotros. Somos expertos.

Valoramos en mucho tu privacidad. Por ello, en este sitio web no utilizamos "cookies" propias ni de terceros.